· 

Germinados

Que son los germinados?
Los germinados no son mas que los brotes de las semillas que pusimos a germinar, antes de que se conviertan en una planta morfologicamente completa.

 

 

Se pueden hacer germinados de toda clase de semillas, los más populares son los de soja, alfalfa y rabanito.
Los germinados tienen propiedades nutricionales superiores a las de las semillas secas: su contenido de vitaminas, minerales, oligoelementos y enzimas pueden multiplicarse por varias centenas durante la germinación. En el caso del trigo hay incluso ciertos elementos, como la vitamina C, que no están disponibles en las semillas sin germinar.
Si bien se consiguen en verdulerias, al menos en la zona donde vivo, no suele haber mucha variedad, más que soja y rara vez, alfalfa. Por esta razón es que cuando estoy antojada de brotes, los hago yo misma.
Dependiendo de la especie que se utilice, es el tiempo que demora la germinación. Por ejemplo, los brotes de rabanito se pueden consumir en aproximadamente 5 días, y los de alfalfa, en 7.
Para hacer tus propios germinados necesitas:
  • Un frasco de vidrio con tapa, a la que se perforó previamente. Los de Nescafe grandes son los mejores para esto, porque la tapa es fácil de perforar.
  • Un pedacito de tela de mosquitero o de red. El tamaño depende de la boca del frasco y de la tapa. Para los de nescafe, con un cuadrado de 8 cm alcanza.
  • Semillas (Obvio!!!). Lo mejor es conseguir semillas preparadas para hacer germinados o agroecológicas, ya que las comerciales tienen tratamientos químicos que hacen que no sean aptas para consumir.
  • Un lugar oscuro donde colocar los frascos los primeros 3 días. Yo uso el bajomesada de mi cocina, pero cualquier lugar oscuro sirve.
Ahora que tenemos lo que necesitamos, manos a la obra!
  1. El primer paso es activar las semillas, colocandolas al menos 12 hs en agua. Lo más recomendable es dejarlas de un día para el siguiente.
  2. Colocamos las semillas con agua y todo en el frasco, ponemos la tela mosquitera y la tapa.
  3. Escurrimos el agua y guardamos el frasco boca abajo en un lugar oscuro.
  4. Dependiendo de la temperatura y humedad de donde vivan, enjuagamos las semillas una o dos veces por día, escurriendo el agua de enjuague, y volvemos a colocar el frasco en el lugar oscuro. Es importante enjuagar y escurrir todos los días, porque si no los brotes se pudren.
  5. Al cabo de 3 días o cuando empiecen a aparecer las hojitas, se colocan los frascos a la luz, preferentemente en un lugar soleado como una ventana, para que comiencen a hacer fotosíntesis y las hojitas se pongan verdes, por la clorofila.
  6. Cuando las hojas tengan el tamaño deseado, es decir, no sean muy chiquitas, pero antes de que salga el segundo par de hojas, se pueden consumir!!!

Como vieron es muy fácil, pero si es la primera vez que van a hacer sus propios brotes, lo mejor es empezar con semillas amigables, como las de alfalfa o rabanito. Las semillas de soja viables son más difíciles de conseguir, ya que los porotos que compramos para consumir en general no son viables. Si tienen la suerte de vivir en una zona más o menos rural, o en el campo, tal vez tengan más suerte con las semillas de soja. Acá en Buenos Aires, no estoy teniendo nada de suerte.

En otro post les voy a contar como testear la viabilidad de sus semillas.

Espero que les haya sido útil y me cuenten como les fue en sus comentarios!!!

Un beso enorme!

Vane.

Escribir comentario

Comentarios: 0